lunes, 6 de octubre de 2014

Ejercicios para mejorar la concentración y ser más productivos

Artículo original de Gretchen Rubin que publicó originalmente en LinkedIn, red social en la que tiene mucha influencia.
Todos conocemos la sensación de agobio, de ser acosado por las distracciones.
Hay demasiadas cosas que claman por tu atención. La gente trata de comunicarse contigo, por teléfono, correo electrónico, mensajes de texto, Twitter, o el ya pasado de moda grito por las escaleras. Los compañeros de trabajo interrumpen.
Necesitas actualizar, el registro de entrada de mails, las publicaciones o los pings. Los anuncios de publicidad saltan hacia ti desde los lugares más inverosímiles. Los dispositivos zumban, suenan, chirrían y vibran.
Hay pasos que podrías considerar para acallar los rumores en tu cerebro, incluso si no quieres asumir la meditación.

Además de sentirse más tranquilo y más concentrado, es probable que seas más eficaz, también. Resulta que las personas no son muy buenas pensando en dos cosas a la vez.
Un estudio demostró que cuando las personas se ven interrumpidos para responder a un correo electrónico o a un mensaje instantáneo, les llevó unos 15 minutos reanudar una tarea mental grave.
Así que considera la adopción de medidas como éstas, al menos ocasionalmente. Puede que todas no funcionen para ti, pero puedes encontrar algunas que te ayuden a concentrarte.
1. Si mantienes la televisión, la radio o la música encendida de fondo, mientras estás vistiéndote, apágala. Algunas personas les encanta el ruido de fondo, pero lo encuentro muy agotador
2. Tengo una nota adhesiva en mi habitación que dice: “Mente tranquila”. Cada vez que lo veo, hago caer mis hombros, relajo la mandíbula, y trato de suavizar mis pensamientos. En realidad funciona.
3. Organiza el espacio para que sea atractivo, bien organizado, y bien iluminado. Uno de mis secretos más importantes de la Edad Adulta: el orden exterior contribuye a la calma interior.
4. Reduce la multitarea. No hables por teléfono mientras estás lavando los platos, no consultes tu correo electrónico mientras escuchas una llamada de conferencia, no ordenes el correo mientras que tu hijo, explica el proyecto de la escuela de la próxima semana.
5.Ten apagado el sonido de tu móvil. Al oír tu sonido del teléfono móvil, o incluso imaginarte que estás oyéndolo sonar, es una gran fuente de nerviosismo.
6. Toma un descanso entre las tareas. Lleva contigo una lista, pero no trates de apiñarlos todos en un momento del día.
7. Usa Internet sólo para buscar partes específicas de información; no saltando de enlace a enlace, sin rumbo.
8. Apaga tu correo electrónico en algunas partes del día.
9. Para de contar. En su libro “El hábito creativo”, Twyla Tharp mencionó un enfoque interesante: de vez en cuando, durante una semana, había que “detener la cuenta”. Ella evitó mirar a los relojes, contratos, extractos de cuentas bancarios, las básculas de baño, ni nada que tenga que ver con los números, en orden para que la otra parte de su cerebro se hiciera cargo.
10. Ejercicio. Si no hago ejercicio regularmente, estoy demasiado nervioso e inquieto para sentarme quieto y concentrarme. Es cierto que tomar descansos regulares es bueno para la concentración – pero dentro de unos límites.
11. Huye de la tentación. Me resulta difícil trabajar en mi oficina de casa, porque mi familia, el teléfono, mi correo electrónico e internet cada vez me colocan lejos de mi trabajo. Así que cuando tengo un escrito serio que hacer, voy a una biblioteca cerca de mi apartamento, que cuenta con una sala de estudio con una estricta regla de silencio.
Es importante tener un espacio en el que pensar. Ayer, escuché a alguien quejarse, “Mi teléfono estaba muerto, así que estuve tan aburrido durante mi viaje en taxi a casa. Solo tuve que estar sentado allí “.
Hay pocas cosas que me gusten más que mirar por la ventana de un coche, tren o autobús. Un día, cuando estaba mirando por la ventana del autobús, fui golpeado por un pensamiento: “¿Qué es lo que quiero de la vida” “Bueno”, pensé, “Quiero ser feliz” Se me ocurrió eso. nunca pensé acerca de si yo era feliz o no, o cómo podría ser más feliz, o incluso lo que significaba ser feliz.
“Voila,” pensé, ” debería tener un proyecto de felicidad!”
Si yo hubiera estado revisando mis correos electrónicos, tal vez nunca habría tenido la idea para mi libro El Proyecto de Felicidad. (“The Happiness Project”).