viernes, 31 de octubre de 2014

10 trucos que convertirán su oficina en un auténtico vergel de la creatividad

La decoración del espacio en el que damos alas a nuestra creatividad influye mucho en nuestro “feeling” con las musas de la inspiración. Y es que estas musas son terriblemente alérgicas a los espacios de trabajo sombríos y anodinos.
Donde de verdad se mueven como pez en el agua las musas de la inspiración es en lugares de trabajo que presumen de ser tan creativos como ellas. Por eso, y si no quiere ahuyentarlas, tome buena nota de los trucos que enumera a continuación Inc. para convertir su oficina en un auténtico imán para la creatividad:
1. Deje que sus empleados llenen la oficina de objetos personales
Permitir que los empleados traigan sus objetos personales (e incluso a sus mascotas) a la oficina no cuesta nada y reporta, sin embargo, múltiples beneficios a las empresas. Tales objetos personales contribuyen no sólo a dar brillo a espacios de trabajo peligrosamente “sosos” sino que ayudan también a los trabajadores a hacer piña y sentirse parte de una comunidad.

2. Deje que la gente elija cómo ser creativa
Cada uno es creativo a su manera. En este sentido, no tiene sentido que las empresas impongan a sus empleados en su lugar de trabajo sus propias fórmulas creativas. Lo mejor es que los empleados se rodeen en su espacio de trabajo de los objetos personales que crean mejor convenientes para dar alas a su propia creatividad. Tales objetos no deben en ningún caso ser impuestos.
3. Olvídese de la idea de que un empleado equivale a una mesa
¿Cree que necesita una mesa para cada uno de sus empleados? Pues debe saber que muy probablemente está equivocado. Con el advenimiento de la tecnología móvil, la vieja idea de una mesa por empleado se ha quedado obsoleta. Deseche, por lo tanto, esta idea y dé una vuelta creativa (y más comunitaria) a los espacios de trabajo de su empresa.
4. Piense en zonas urbanas a la hora de diseñar su oficina
Como una buena ciudad, una buena oficina tiene zonas. Zonas para hablar (¿qué mejor lugar para charlar que la cocina?) y zonas para tener algo de privacidad (dos sillones juntos son a veces acogedores rincones íntimos). Si las grandes ciudades tienen zonas, ¿por qué no debería tener zonas también una oficina?
5. Cultive el “ruido”
El “ruido” no tiene nada de malo dentro de una oficina. No es más que un reflejo de la energía que desprenden sus trabajadores y, contrariamente a lo que piensan algunos, ese “ruido” envuelve a los empleados en el manto de la intimidad.
6. Dé la posibilidad a sus empleados de concentrarse 100% en su trabajo
El “ruido” ambiente está bien y es una excelente vitamina para la colaboración y el trabajo en equipo, pero a veces el trabajador necesita una dosis extra de concentración en solitario y es necesario tener pensado algún espacio en la oficina para tales momentos de soledad concentrada.
7. Ponga “marca” a su oficina a través de sus objetos
Una oficina, para ser de verdad un vergel de la creatividad, necesita estar impregnada por buena dosis de cultura empresarial, una cultura empresarial que se crea echando mano de objetos icónicos, ya sea un peluche gigante o un coche de carreras. Usted decide cuáles son los objetos icónicos de su oficina.
8. No se precipite
No se precipite a la hora de diseñar la oficina que albergará su empresa. Antes de dar forma a ese diseño, deberá tener muy clara la cultura empresarial de su compañía para plasmarla después en su oficina.
9. Juegue a ser antropólogo
Si quiere crear un espacio de trabajo ideal para sus empleados, no les pregunte, obsérvelos y actúe después en consecuencia. En observar a sus propios trabajadores está la clave para crear una oficina de diez.
10. Ponga un toque verde a la oficina
El césped, ya sea artificial o natural, es un importante “fertilizante” para la creatividad. Si el césped no tiene espacio en su oficina, apueste por las plantas. Bendecirán a sus trabajadores con un extra de creatividad.