lunes, 25 de mayo de 2015

Ser más productivo y optimizar nuestro tiempo

La productividad,el santo grial que buscamos todos a la hora de acometer tareas y optimizar nuestro tiempo para adelantar más trabajo o para ser más eficaces con nuestro desarrollo empresarial. Hay ciertas técnicas de productividad que pueden ser fácilmente incorporadas en las operaciones del día a día, a continuación se presentan algunas:

Establezca metas realistas

La regla básica es mantener nuestros pies firmemente plantados en el suelo, incluso cuando trate de alcanzar metas inalcanzables. Es perfecto apuntar alto, pero sin perder nunca de vista la realidad.

Evitar las distracciones

Las distracciones son la pesadilla de todo esfuerzo productivo. Por eso es importante planificar su día con anticipación, si arrancamos el día abriendo nuestros perfiles en redes sociales, estamos empezando la casa por el tejado.

Evitemos la multitarea

Si trabajamos desde casa, es tentador el tratar de hacer y mezclar tareas profesionales y personales, podemos llegar a pensar que la multitarea es positiva porque nos da versatilidad e invita a manejar muchos temas pero es uno de los causantes de la baja productividad de las organizaciones.

Establezca prioridades

Sepa qué es lo que tenemos que acometer de manera inmediata, qué podemos delegar porque otras personas lo harán con más eficacia o que podemos retrasar sin más. Cuando estemos plenos de energía, realice las tareas más importantes primero.

Dedique tiempo a su salud

"El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil", No importa qué tan dispuesto estás a trabajar, no se puede hacer nada si está enfermo o perennemente agotado. Mantenga su mente y cuerpo en forma para que siempre esté en su mejor momento.

Establezca plazos

Siempre cumplimos con los plazos porque son puntos de no retorno, pero no somos buenos planificando la tarea para llegar allí...programar, administrar los tiempos y ser respetuosos con esa idea es lo que hará que seamos cumplidores y disciplinados.

Entienda sus bio-ritmos

No todo el mundo es madruga o puede realizar tareas de alto nivel a primera hora del día, algunos funcionan mejor durante las últimas horas del día. Otros encuentran que se centran mejor en la oscuridad de la noche o las primeras horas de la mañana. Una vez que ha llegado a un acuerdo con los ritmos naturales de su cuerpo, organice un calendario alrededor de ellos.
Cuando todo está dicho y hecho, su éxito dependerá de cuán dispuesto y decidido es para hacerlo. Existen herramientas para gestionar más fácilmente su negocio, pero la productividad nunca es un accidente, es el resultado de unas buenas prácticas y una actitud positiva.