jueves, 28 de mayo de 2015

Las 7 Cs para crear una cultura colaborativa y que no acabe siendo un caos

El marketing trata de captar la atención de la audiencia, de dirigirse al target en el tiempo adecuado, en el lugar adecuado y sobre todo con el mensaje perfecto a través del canal que mejor se adapte a las necesidades del consumidor. Pero para llevar a cabo una estrategia de marketing es importante crear una cultura colaborativa. Estas son las 7 Cs para conseguir que sea exitosa.
1. Crowdsource
Las reuniones deben ser realmente de todos y para todos. Todos los miembros del equipo deben poder expresar todas sus ideas libremente y compartir opiniones sin límites. Solo de esta manera pueden salir buenas ideas. Además debe poner el foco de atención en lo que hacen no solo sus competidores directos si no todos los demás que también están compitiendo por acaparar la atención de la audiencia.
2. Condensar
Tras crear una lista de ideas durante la reunión es necesario filtrarlas con criterios como coste, tiempo, recursos, temas, etc. Preguntas como ¿Se adecua esto con la marca?¿tenemos recursos suficientes para llevarlo a cabo? ¿Es el mejor momento para hacerlo? Resultarán útiles para seleccionar contenidos.

3. Calendario
La ejecución del plan es tan importante como tenerlo. Toda estrategia para ser exitosa debe estar cuidadosamente planeada y medida. El reparto de tareas, cumplir los tiempos, y organizar el trabajo es una buena manera de asegurar tenerlo listo para la fecha prevista. Ciertamente pueden surgir inconvenientes pero para resolver un problema lo mejor es tener un plan previo.
4. Coordinación
Este tipo de trabajos colaborativos tiene una complejidad enorme, por ello es importante tener a una persona dedicada a la coordinación de todo el proceso. Establecer las expectativas a todo el equipo, proporcionar resultados y feedback al equipo o motivar son algunas de las claves para que todo el equipo reme en la misma dirección para alcanzar objetivos comunes.
5. Coraje
Es necesario ser valiente y estar preparado para el fracaso. No existe el éxito sin el fracaso y por esta razón, siempre es mejor arriesgarse que esperar sentado a que se presenten las oportunidades y si, en el peor de los casos, no sale bien analizar el porqué, aprender de ello y volver a intentarlo.
6. Calcular
No sirve de nada llevar a cabo una estrategia si no se miden sus efectos. Pararse a pensar en los logros, los tiempos, los retrasos, los presupuestos y las mejoras a corto y largo plazo es lo mejor que puede hacer.
7. Celebrar
Porque cuando algo sale bien es importante compartirlo con todos aquellos que han participado en el proyecto, informando a los trabajadores, destacando las mejores cosas logradas y visualizando futuros proyectos.