miércoles, 11 de marzo de 2015

5 ejemplos de cómo la economía colaborativa está siendo la reina de los negocios

El año 2014 fue el año del auge de la economía colaborativa, empresas que ponían en contacto a personas que ofrecían unos servicios determinados con otras que deseaban algo, un espacio en el que poner en común a ambos para que, entre ellos, hiciesen negocios juntos.
En primer lugar, hablaremos de Airbnb, la empresa en la que los particulares ofrecen en alquiler sus casas por una duración determinada. Los dueños de las casas ofrecían la posibilidad de alquilar su casa y otros, turistas en su mayoría, hablaban con ellos y llegaban a un acuerdo. A pesar de las quejas de los hoteles y de los gobiernos por problemas de pago de impuestos, este servicio ofrecía alojamiento a precios competitivos y en zonas urbanas con muchas ventajas, desde mejores precios, mayor comodidad o cercanía con zonas turísticas.

Tinder es un lugar en común en el que conocer gente se simplificaba hasta el máximo. Cada uno con su perfil veía qué otros perfiles estaban cerca de su zona,contactaba si les gustaba y directamente hablaban entre ellos. Esto hace que las relaciones interpersonales se realicen mucho más fácil que en otras páginas para encontrar pareja y que sean directamente los usuarios los que busquen los perfiles que más les interesan.
Publicidad
Si lo que nos gusta son los productos manufacturados, encontramos Etsy, una página en la que los creadores nos enseñan su trabajo y nosotros podemos contactar con ellos para comprarlos. En esta página, la mayoría de perfiles son de diseñadores de ropa y accesorios, en los que vemos sus creaciones y que ofrecen una exclusividad que otras marcas más mayoritarias no ofrecen.
Todos conocemos Uber, tanto por los servicios que ofrece por los problemas que ha tenido en numerosas ciudades. Uber ponía a disposición de sus usuarios untransporte personalizado, con facilidades de recogida y de pago que los taxis no ofrecían. Quedar con el conductor, saber quién es antes de que aparezca o que no haya un intercambio directo de dinero entre el conductor y nosotros eran unos de las características principales de este servicio de transporte.
Y también tenemos a Kickstarter, una plataforma que nos permite recaudar dinero para lo que queramos. ¿Queremos montar una empresa? ¿Sacar un nuevo producto al mercado? ¿Producir el nuevo disco de nuestra banda? En Kickstarter podemos crearnos un perfil y los usuarios que crean en nuestra idea podrán donar dinero para que consigamos nuestro objetivo.