viernes, 2 de noviembre de 2018

Nunca imaginarías que estos son 7 síntomas de depresión

La depresión es un estado complejo, que se manifiesta de una manera diferente en cada persona. Aunque hay unos patrones básicos, también existen algunos síntomas de depresión que generalmente pasan desapercibidos. Es importante conocerlos y reconocerlos.

La mente de cada ser humano tiene una complejidad enorme, por lo que todo esquema al respecto siempre se queda corto. Por eso cuando se habla, por ejemplo, de los síntomas de depresión, no siempre estos caben en la lista típica. Hay actitudes, estados y conductas que aparentemente no tienen nada que ver con este problema, pero que en el fondo sí están relacionados.


La depresión tiene diferentes formas de manifestarse, intensidades distintas y dinámicas diversas. No todo el que deja caer una lágrima está deprimido, ni todo el que sonríe con frecuencia está feliz. Por eso no siempre es un estado evidente.

“La depresión es una prisión en la que eres tanto el prisionero como el cruel carcelero”.

-Dorthy Rowe-

Hay algunos síntomas de depresión que suelen pasar desapercibidos. No es que quien los presente, necesariamente esté deprimido. Simplemente son indicios que sugieren la existencia de este problema, pero que se deben evaluar en conjunto y en contexto. Veamos siete de ellos.

1. Molestias físicas no relacionadas con una enfermedad
Tiene que ver con dolores musculares que aparecen de repente sin un motivo específico, migrañas, indigestiones frecuentes, mareos súbitos y malestares por el estilo. Vas al médico y no encuentra nada anormal en tu cuerpo. Pero no dejan de aparecer las molestias.

También es posible que no aparezca ninguna molestia física como tal, pero sí que tengas una cierta sospecha de que algo anda mal con tu salud. Te sale un afta en la boca y se te pasa por la cabeza que puede ser leucemia. O te late muy fuerte el corazón y algo te dice que podría ser el comienzo de un problema cardíaco.

2. Cancelar y postergar los encuentros con los demás
De pronto miras hacia atrás y te das cuenta de que desde hace un tiempo vienes posponiendo todo tipo de actividades sociales. Tal vez sientes que estás ocupado o simplemente que no tienes ganas de salir.

Lo cierto es que tus encuentros con los demás se reducen sin que te lo hayas propuesto explícitamente. En realidad no sientes que estés aislándote de los demás, sino que andas muy cansado para salir o, sencillamente, hay otras cosas que capturan tu atención.

3. Moverte despacio
Este es uno de esos síntomas de depresión que suele pasar desapercibido. El cerebro de una persona deprimida funciona de manera diferente al de una persona que está serena o feliz. Esto termina incidiendo sobre la motricidad y hace que los movimientos sean más lentos.

A veces, incluso, parece que una persona estuviera moviéndose en cámara lenta. También tarda un poco más en reaccionar a los estímulos externos. Si le hablas, es como si se quedara meditando en lo que has dicho, antes de contestarte.

4. Brotes de dermatitis atópica
La ciencia aún no ha establecido claramente cuál es la relación entre la dermatitis atópica y la depresión. Sin embargo, un estudio adelantado en la Universidad de Wisconsin (Estados Unidos) estableció que este problema suele presentarse en las personas deprimidas.

La dermatitis atópica se caracteriza por la aparición de eczemas en la piel que causan picor y dolor. Todavía no se conoce con exactitud lo que causa este problema. Pese a ello, se asocia frecuentemente con el estado anímico de las personas.

5. Ver demasiada televisión, uno de los síntomas de depresión
Ver demasiada televisión, o pasar demasiado tiempo en el ordenador o con los ojos en el teléfono móvil pueden ser síntomas de depresión. En últimas, terminas teniendo una relación constante y más o menos obsesiva con una pantalla. Esto es también una manera de aislarte.

Las personas que ven demasiada televisión frecuentemente desean “no pensar”. Pretenden distraerse, o alejarse de su realidad. Cuando se pasa demasiado tiempo frente a una pantalla uno puede volverse alguien muy ensimismado, que no conecta con lo que le rodea.

6. No tener deseo sexual
Cuando hay falta de deseo sexual y esto se prolonga por un buen tiempo, es posible pensar que hay una depresión en ciernes. Este dato, de todos modos, debe ser evaluado con cuidado. Una cosa no implica automáticamente la otra.

El factor a tener en cuenta es el nivel normal, o habitual, del deseo sexual. Si desciende por debajo de ese límite y se mantiene así, necesariamente está pasando algo. Para las personas deprimidas suele resultar muy difícil adoptar actitudes y conductas eróticas.

7. Cometer equivocaciones con frecuencia
Cuando hay depresión, la mente trabaja más lentamente. También es muy común que haya dificultad para concentrarte, o para ordenar ideas y planificar actividades. Por eso las personas deprimidas usualmente cometen muchos pequeños errores en el día a día.

Esas equivocaciones tienen que ver con olvidos, con confusiones respecto a asuntos simples, con distracciones y con dificultad para aprender, entre otros. Es como si esa persona no terminara de estar totalmente presente en el aquí y ahora.

Todos estos síntomas de depresión, generalmente no son muy notorios para quien los padece, ni para quienes forman parte de su entorno. Si aparecen, especialmente cuando son varios y simultáneos, quizás sea hora de hacer un alto y mirar qué está pasando.

Edith Sánchez