jueves, 15 de noviembre de 2018

7 razones impepinables por las que las Instagram Stories son un "must" para las marcas

Cuando allá por el año 2016 Instagram tuvo a bien clonar las "Stories" de Snapchat, su descarado acto de latrocinio procuró un fenomenal éxito a la filial de Facebook. A día de hoy más de 300 personas no pierden ripio de las cada vez más ubicuas Instagram Stories.
Conscientes de su excepcional poderío, cada vez más marcas fijan lógicamente su mirada en las “Stories”, que tienen todas las papeletas para convertirse en la “niña bonita” de Instagram.

Razones para posar los ojos en las Instagram Stories (en clave marketera) hay muchas, pero estas que recopila a continuación Horizont son probablemente las más convincentes:
1. Mayor visibilidad en Instagram
Aun cuando las “Stories” no tienen sobre el papel más relevancia que los posts que se abren paso en el “feed” de toda la vida, lo cierto es que añaden inevitablemente alcance orgánico a quienes apuestan por ellas.
Emplazadas en la parte superior de la app, los ojos del usuario se fijan como lapas a las omnipresentes “Stories”, que son un fenomenal extra en términos de alcance orgánico para las marcas (porque están siempre a la vista del internauta).
2. Más alcance a través de los hashtas y las etiquetas de localización
Como los clásicos posts en el “feed” de Instagram, las “Stories” pueden ser utilizadas por las marcas para conectar con usuarios con los que aún no han entablado contacto.
A fin de conectar con audiencia de nueva hornada, las Instagram Stories pueden colgarse del brazo de los hashtags (que pueden integrarse de manera no intrusiva en este formato) y de las etiquetas de localización (que vinculan las historias a lugares muy concretos).
3. Mayores posibilidades de interacción con el usuario
El último objetivo de las Instagram Stories es conectar con el usuario enarbolando la bandera del contenido auténtico y con el foco puesto en el engagement a través de funcionalidades como las encuestas y los “stickers”.
Algunas de las funciones de las Instagram Stories pueden además personalizarse y ser adaptadas a las particulares necesidades de las marcas a fin de propiciar la interacción con el usuario y lograr los mensajes se queden grabados a su fuego en su memoria.
4. Oportunidad de dar alas al storytelling
Para atrapar la atención del usuario y moverle en último término a la acción, el storytelling disfruta de muchísimo protagonismo en las Instagram Stories. Con una duración máxima de 15 segundos, las “Stories” son dueñas de su propia y particular dramaturgia, aquella que demandan quienes se han criado a los pechos de los smartphones.
5. Generar tráfico de forma rápida y sencilla
Quienes desean generar tráfico en Instagram deben convertir inevitablemente la publicidad en su aliada, puesto que los links en los posts tradicionales no son clicables. Las Stories ofrecen, no obstante, a las marcas un fenomenal subterfugio a la hora de generar tráfico a través de los denominados “swipe up links” (disponibles para las cuentas de empresas en Instagram).
Para los influencers los “swipe up links” abren también un inmenso mundo de posibilidades. De la mano de estos links los prescriptores pueden ahorrar a sus seguidores la incansable (y a veces infructuosa) búsqueda de sus sensacionales “outfits”.
6. Las “Stories” brindan formidables oportunidades publicitarias a las marcas
Los “Story Ads” gozan de precios bastante más económicos que los tradicionales “Link Ads” del “feed” de Instagram. Y no sólo eso. Integrada en las Instagram Stories, la publicidad atrae más la atención del usuario (porque la publicidad en este formato es también menos populosa).
Ya sea en formato vídeo o en formato imagen estática, las “Stories Ads” llegan también a ojos de quienes no son seguidores y son prácticamente indistinguibles de las historias convencionales. Además, las oportunidades que las “Stories” ponen en manos de los anunciantes desde el punto de vista del targeting son idénticas a las de los anuncios del “feed”.
7. Integración con los influencers
Para espolear sus propias “Stories” con rostros conocidos, muchas marcas apuestan por los denominados “takeovers”. En un “takeover” un influencer toma las riendas de la cuenta de una marca en Instagram y publica “Stories” desde su singularísima y auténtica perspectiva (haciendo ganar nuevos "followers" a la compañía con la que tiene a bien colaborar).