viernes, 13 de febrero de 2015

¿Sabes decir que no?

Entendemos por alcanzar el éxito el lograr nuestras metas profesionales y, para lograrlo, es imprescindible tener una mentalidad preparada, abierta y comprometida con uno mismo.
Nuestros malos hábitos, la falta de motivación y, sobre todo, nuestros defectos, provocan que frustemos nuestros sueños y nos impiden alcanzar nuestras metas.
Todo el mundo tiene defectos, sin embargo, algunos son más perjudiciales que otros en nuestro desempeño profesional y en nuestras relaciones sociales.

Defectos que te limitan

  • No saber decir no
Desde mi punto de vista, decir no es una de las acciones que más trabajo cuesta. Sin embargo, dar una negativa puede hacerte sentir mal un momento pero hacer algo en contra de tu voluntad te dañará por mucho más tiempo. El problema que subyace es que no se está enfocado y se carece de una perspectiva global que permita tomar decisiones con firmeza lo que incita a la duda y la tibieza anulando nuestra capacidad para dar negativas, si fuera preciso.
  • Preocuparse por encajar
En la mayoría de las ocasiones nos plegamos a los deseos de lso demás para encajar en el entorno profesional y pesonal con el único afán de agradar. No hay que olvidar que es preferible tener poca gente alrededor y que te aprecien realmente.
  • Preocuparse por el pasado
Los errores o fracasos realizados no son estigmas del presente, representan oportunidades de aprendizaje para el presente.
  • No gestionar bien el tiempo
Eissenhower fue creconocido por su capacidad de liderazgo y un gestor de éxito, él lo fundamentaba en su capacidad para gestionar el tiempo, de hecho, existe una matriz para gestionar el tiempo.
Principalmente, lo que nos limita en nuestros propósitos son nuestros propios prejuicios que se convierten en defectos.