martes, 10 de febrero de 2015

¿Dónde el éxito precede al trabajo?

Si se intenta identificar las diferencias entre metas y objetivos, hay quienes consideran que el objetivo es algo que se alcanza a través del cumplimiento de las metas y otros que lo cosideran al contrario, los objetivos son los escalones que conducen a la meta.
Como, dependiendo de la fuente se encontrará una u otra interpretación, es, por tanto necesario, escoger una de las opciones. Por mi parte, siempre he considerado que el cumplimiento de las metas es lo que permite la consecución de los objetivos.
De cualquier manera, metas - objetivos, o viceversa, lo que hay que tener muy presente que cada acción debe estar orientada a cumplir las metas y alcanzar los objetivos definidos. Pero, sobre todo, el éxito radicará en actuar siempre desde la coherencia.

Por eso es indispensable tener claro qué es lo que se quieres lograr porque te ayudará a establecer de manera efectiva los pasos que tienes que dar desde el principio para llegar al final. De este modo, se están definiendo los objetivos, por lo que desde esmomento todas las acciones van orientadas al cumplimiento de los hitos intermedios.
En buena lógica, lo primero es centrarse en aquello en lo que uno tiene mayores fortalezas y, simultáneamente, prepararse en aquellas capacidades y habilidades en las que mostramos mayores debilidades.
Además, hay que evitar las actitudes perjudiciales, como las excusas y pretextos. Con esto lo único que se consigue es perjudicarse a uno mismo y generar distracciones.
En la actualidad, está de moda el coaching y si bien se puede recurrir a la ayuda de coaches, lo cierto, es que en nuestro entorno siempre tenemos personas de referencia que destacan por sus logros y su habilidad para alcanzar sus objetivos. Encontrar un buen consejero que nos ayude a determinar la dirección que hay que seguir siempre es de utilidad.
Pero lo más importante, es no olvidar que, como decía Vidal Sasson, "la única parte donde el éxito aparece antes que el trabajo es en el diccionario", alcanzar los objetivos establecidos nunca está exento de dificultades y superarlas solo depende del esfuerzo.