viernes, 11 de mayo de 2018

7 maneras de proteger tu seguridad cuando viajas

Si vas a realizar un viaje pronto, te contamos algunas de las medidas de seguridad que deberías tomar para protegerte de posibles problemas e imprevistos como accidentes, robos o pérdidas de objetos personales durante el mismo. Cada viaje es una aventura emocionante en el que damos rienda suelta a nuestra curiosidad, liberamos adrenalina y endorfinas, conocemos increíbles parajes dignos de ser retratados y  nos empapamos de otras culturas, etnias, religiones, expresiones artísticas o costumbres gastronómicas. Para que todo salga a pedir de boca y no sufras ningún percance, es fundamental tener en cuenta una serie de sencillas medidas de seguridad.
La clave reside en permanecer alerta ante los riesgos sin viajar con miedo, ser consciente del entorno y conocer bien el lugar al que nos disponemos a viajar para mantener una seguridad mínima. Repasa los siguientes consejos para evitar imprevistos en tus escapadas. 

7 formas de preservar tu seguridad al viajar

  • Viaja solamente con lo que necesites: Además de ahorrar dinero sin tener que facturar el equipaje, no deberías viajar con objetos de valor que no vayas a utilizar como joyas, relojes caros o tecnología. Es aconsejable llevar una caja fuerte portátil que puedes dejar en el hotel, emplear taquillas en el albergue y no llevar demasiado dinero encima cuando vayas a un restaurante local o salgas a caminar, evitando robos innecesarios. En este artículo te contamos cómo hacer tu maleta para ahorrar espacio y no pasarte de peso.
  • Adapta tu vestimenta a los lugareños: Además de por cuestiones culturales y de respeto hacia los países de origen, es recomendable que lleves los códigos de vestimenta propios de los habitantes del lugar, que también te evitará posibles estafas y engaños a la hora de regatear precios, almorzar o comprar en los mercados. Por cuestión de educación por ejemplo, en Tailandia debes tener los hombros y las piernas hasta las rodillas tapados para acceder a los templos.
  • Investiga exhaustivamente el área de antemano: Gracias a Internet, puedes tener en tu mano toda la información útil antes de realizar un viaje. Lee blogs especializados, descubre dónde están las áreas más seguras y cuáles debes evitar, ubica en el mapa el hospital local o el centro de emergencia más cercano, lee las opiniones de los huéspedes sobre los hoteles y albergues cercanos y descubre lo que los visitantes anteriores comentaron sobre cuestiones de seguridad. Averigua si el transporte público es seguro por la noche e investiga acerca de la seguridad alimentaria, las leyes y costumbres de la región, las estadísticas de delitos, las vacunas que deberás ponerte de antemano o las alertas y advertencias meteorológicas. Para ello, puedes valerte de las webs oficiales del Departamento de Estado de cada lugar.
  • Reservas de efectivo escondidas: Si pierdes la mochila, el bolso o la cartera o sufres un robo, es importante que tengas la tarjeta de crédito y reservas de efectivo escondidas en algún lugar. Te proponemos que sea un escondite secreto, como un bote de pastillas o un calcetín. También puedes llevar un bolsillo secreto por dentro de la camisa.
  • Contrata un seguro: Especialmente si haces un viaje lejos o a una zona conflictiva es recomendable contratar un seguro y evaluar sus cláusulas -en caso de accidente, retrasos de vuelos, enfermedad- por si precisas atención sanitaria o regresar a tu país de origen ante un problema. Si eres alérgico, lleva una placa o pulsera que lo indique. 
  • Ten a mano un contacto de emergencia: Elige a una persona de confianza -amigo, pareja o un miembro de la familia- para comunicarte de forma regular a través de mensajes de texto, correo electrónico o teléfono. Esa persona será la encargada de iniciar trámites en caso de que lo necesites o alertar a tus seres queridos en caso de que no des señales de vida o tengas cualquier problema durante tu viaje.
  • Ten una bolsa separada con tus pertenencias más valiosas: Cuando viajes en avión o autobús, es importante que lleves contigo la cámara de fotos, el pasaporte, las tarjetas de crédito o el smartphone en una bolsa de mano separada, por si acaso la compañía extravía tu maleta. Llévala siempre contigo para no tener ningún disgusto con respecto a la documentación.
Fuente | Sunshine Kelly