jueves, 10 de mayo de 2018

7 ideas para reutilizar un móvil antiguo o que ya no usas

Seguro que tienes algún móvil que ya no usas guardado en el fondo de algún cajón. Te proponemos las 7 ideas más útiles para reutilizar tu móvil antiguo. La obsolescencia programada es implacable y cualquier usuario que lleve al menos 5 años usando smartphones guardará en el fondo de un cajón olvidado alguno de sus móviles antiguos que, por un motivo u otro, se ha reservado con el siempre recurrente pensamiento de: “…por si algún día lo necesito”. Olvídate, te proponemos las 7 ideas más útiles para reutilizar un móvil antiguo.
Ha llegado el momento de desempolvar esos smartphones y reutilizar tu antiguo móvil en algo que realmente te sea útil. De ese modo, puedes evitar que se rompa tu smartphone principal, instalar apps desconocidas o utilizarlo como conejillo de indias para hacer todo tipo de pruebas con apps extrañas y experimentos con él.
En realidad, el hecho de que un smartphone ya no tenga una SIM en su interior no supondrá ningún inconveniente para que puedas utilizarlo para otras muchas funciones y, con un poco de imaginación, te darás cuenta de que todavía les queda mucho que ofrecerte.
A continuación, te mostramos algunos consejos para reutilizar un móvil antiguo y no dejarlo abandonado cogiendo polvo en el fondo de algún cajón.

7. Usa tu viejo móvil como reproductor multimedia

Una de las mejores formas para reutilizar tu viejo móvil es convertir tu viejo smartphone en un reproductor multimedia al más puro estilo iPod.
Para conseguirlo solo tienes que restablecer el sistema de fábrica para minimizar el espacio que ocupa Android en tu dispositivo e instalar un buen reproductor de música o vídeo. ¡No necesitas más!
El resto de la capacidad de almacenamiento interno de tu antiguo smartphone lo puedes ocupar con toda tu música o con series y películas para reproducirlas sin miedo a quedarte sin batería en tu smartphone principal.
Además, si dispones de un Chromecast o cualquier dispositivo de streaming, puedes enviar todo ese contenido a tu TV para verlo en pantalla grande o a un altavoz externo y controlar el volumen y el orden de reproducción de la música desde tu móvil, con lo cual, puedes utilizar tu viejo móvil como mando a distancia para tu sistema de sonido.

6. Recicla tu móvil como consola de juegos


Si tu smartphone no es demasiado viejo, todavía podrá ejecutar la mayoría de los juegos que existen en Google Play, por lo que convertir tu viejo smartphone en una consola de juegos puede ser una excelente forma de aprovechar todo el potencial que todavía puede darte tu smartphone. De ese modo, podrás jugar con tu viejo móvil durante todo el tiempo que te apetezca, y sin temor a quedarte incomunicado por haber agotado la batería de tu smartphone actual.
Si tu Android es algo antiguo y Google Play te indica que tu smartphone no es compatible con el juego que quieres descargar, no te rindas. Sigue las instrucciones de este paso a paso donde te mostramos cómo superar esas restricciones de Google Play para usar tu Android como plataforma de videojuegos.
En tu viejo smartphone no solo podrás jugar a los juegos para Android que encontrarás en Google Play, también podrás instalar cualquiera de las muchas apps emuladores de viejas consolas para Android y revivir tu infancia volviendo a jugar a los juegos que llenaron tus horas de ocio durante tu niñez en consolas como Game Boy, Sega MegaDrive, Super Nintendo o míticos ordenadores como el Spectrum.

5. Tu Android como sistema de videovigilancia


Una de las especificaciones más valoradas por los usuarios a la hora de elegir un nuevo smartphone es su cámara, por lo que es bastante probable que la cámara de tu antiguo smartphone cuente con una calidad más que notable para realizar tareas de vigilancia mientras estás ausente.
Con solo instalar una app en tu viejo móvil y conectarlo a Internet, podrás monitorizar a distancia qué sucede en tu casa, habitación o en tu negocio mientras no estás presente.
Instalando en tu dispositivo la app IP Webcam, podrás transmitir la imagen en tiempo real a tu actual smartphone o portátil y ver desde cualquier navegador todo cuanto suceda delante de la cámara de tu antiguo móvil, e incluso montar en tu ordenador un sistema de videovigilancia más completo con software especializado como Security Eye en el que se incluyen sistemas de detección de movimiento que te avisa cuando sucede algo delante de la cámara de tu anterior móvil.
También puedes usar tu viejo móvil como vigilabebés para comprobar que el más pequeño de la casa se encuentra bien sin tener que entrar en la habitación y correr el riesgo de despertarlo de su siesta.
La configuración de este tipo de apps de videovigilancia es realmente sencilla y solo necesitas una conexión Wi-Fi y mantener el teléfono encendido, bien con una batería externa o manteniéndolo conectado a una toma eléctrica.

4. Tu viejo móvil como móvil de emergencia o sustitución


Mucha gente guarda el anterior teléfono como móvil de sustitución por si a él o a alguien de la familia se le estropea el que está usando actualmente. De ese modo, siempre tiene un móvil de sustitución mientras se lo reparan y así no se quedará incomunicado.
De hecho, hay más motivos por los que es una buena idea reutilizar un móvil antiguo como móvil de sustitución. Por ejemplo, llevar tu antiguo móvil contigo cuando necesites estar conectado, pero las condiciones no son las ideales para tu flamante smartphone de gama alta, como un día en la playa, la práctica de deportes de riesgo, etc.
De ese modo, si sufre una caída y destrozas la pantalla de tu móvil o si tu viejo teléfono secae al agua accidentalmente mientras estás de excursión en el bosque, no te dolerá tanto como si hubiera sido tu actual terminal de varios cientos de euros.
Por otro lado, no todos los smartphones tienen que servir para sustituir a otros. También puedes aprovechar la característica que permite realizar llamadas de emergencia desde cualquier smartphone aunque estén fuera de servicio, para usarlo como sistema de alerta móvil para personas mayores o dependientes.
De ese modo, si en cualquier momento se sienten indispuestas, no tendrán más que usar este servicio de llamada de emergencia para alertar a los servicios de urgencias que inmediatamente se pondrán en marcha para atenderlo.

3. Amplía la cobertura W-Fi con tu viejo móvil


¿Tienes problemas con la cobertura de la red Wi-Fi de tu casa? Con un poco de ingenio y un viejo smartphone puedes construir tu propio extensor de red Wi-Fi casero y ampliar la cobertura de la red Wi-Fi de tu casa.
Aunque tu antiguo smartphone obviamente ya no tendrá una tarjeta SIM activa y no podrás utilizar una tarifa de datos móviles, todavía puedes exprimir la función Tethering de Android y convertir tu viejo smartphone en un extensor Wi-Fi con funciones de punto de acceso a Internet.
Desde Android 2.3 Gingerbread, el sistema operativo de Google permite compartir la conectividad a Internet del smartphone creando un nuevo punto de acceso o Zona Wi-Fi haciendo que tu smartphone actúe como un router. De ese modo, puedes conectarte con tu viejo smartphone a la red Wi-Fi de tu router y ampliar su cobertura unos metros para conectar otros dispositivos a la nueva red Wi-Fi que se ha creado desde el.
No obstante, este sistema para ampliar la cobertura Wi-Fi cuenta con algunas limitaciones como es el hecho de no poder enviar y recibir conexiones Wi-Fi simultáneamente. Es decir, si te conectas a la red Wi-Fi de tu router, no puedes crear un punto de conexión Wi-Fi en tu viejo smartphone, pero puedes crear conexiones a Internet conectando tu antiguo móvil con otros dispositivos mediante Bluetooth o utilizando un anclaje USB para navegar desde un portátil, por ejemplo.
Este último método, el del anclaje USB de red, puede ser una excelente opción para conectar de forma inalámbrica equipos que disponen de soporte para conexión Wi-Fi, como viejos ordenadores u otros dispositivos antiguos. Aprovechando esta función conseguirás convertir tu antiguo móvil en un adaptador Wi-Fi USB para tu viejo PC de sobremesa.

2. Deja que tu antiguo smartphone te despierte


Uno de los principales motivos por los que se sustituyen los smartphones es porque su batería ya no dura lo suficiente como para soportar todo un día de uso y, como tú, necesita recargarse para volver al día siguiente con nuevas fuerzas.
Si eres de los que le cuesta salir de la cama, tal vez tu viejo móvil pueda serte de gran utilidad dejándolo permanentemente en tu mesita de noche para que haga las funciones de reloj despertador.
Aparte de las apps de alarma y despertador que incluye el propio sistema operativo, en Google Play existen cientos de apps de alarmas que te permiten elegir la forma en la que deseas que tu antiguo teléfono te despierte por las mañanas.
Desde las que, como Glimmer, hacen sonar una agradable melodía que va aumentando si intensidad a medida que pasan los minutos, a las más extremas como Despertador Puzzle que te obligan a resolver puzles, acertijos o a realizar correctamente operaciones matemáticas para que deje de sonar, asegurándose así que estás lo suficientemente despierto como para no volver a quedarte dormido.
Por otro lado, tu antiguo móvil también te puede servir como cronómetro para la cocina y evitar que se te cueza la pasta más de la cuenta o usar tu viejo teléfono como apoyo a tu productividad en el trabajo empleándolo para llevar a cabo técnicas de optimización de la productividad como Pomodoro.

1. Usa tu Android como sistema localizador para tu coche


Muchos coches de alta gama incluyen un sistema de localización GPS que permite posicionar el vehículo en un mapa en caso de robo. Este sistema se basa en un módulo GPS permanentemente conectado que se enlaza con un sistema de localización para ese usuario concreto.
Es decir, básicamente el mismo sistema que utiliza tu smartphone cuando activas el sistema de localización del Administrador de dispositivos de Android. De forma que, en caso de robo, solo tendrías que acceder al Administrador de dispositivos de Android e iniciar la búsqueda de tu móvil. No nos negarás que no es una de las mejores ideas para reutilizar un móvil antiguo o que ya no usas.
Pero instalar tu viejo teléfono como localizador GPS para tu coche no solo te puede servir para localizar tu coche en caso de robo. También para tareas más mundanas y rutinarias como encontrarlo fácilmente en un aparcamiento al aire libre o encontrar el coche que comparte la familia cuando ha sido otro quien lo ha aparcado.
Si eres un poco manitas, descubrirás que no es complicado ocultar tu viejo smartphone en tu coche y mantenerlo conectado utilizando un adaptador y una toma de corriente a 12V como la que recibe al cargar el móvil desde la toma del encendedor del coche.
De ese modo, puedes montarte tu propio sistema de localización GPS low cost para tu coche.
Además, si a tu viejo móvil le insertas una tarjeta SIM con una tarifa de datos y configuras la zona Wi-Fi, puedes convertir tu coche en un coche conectado con Wi-Fi integrada que poco tendrá que envidiarles a los sistemas de conexión Wi-Fi que montan los coches más actuales.
Escrito por Rubén Andrés