miércoles, 4 de abril de 2018

7 Cosas que necesitas dominar en WordPress

Crear una web en WordPress bien hecha no es algo difícil de aprender. Es perfectamente asequible para cualquiera dispuesto a tomárselo en serio, incluso aunque seas una persona con cero conocimientos técnicos.

Dentro de esto, como en todo, hay una serie de "puntos calientes", cosas especialmente críticas, algunas técnicas, otras tácticas, a las que debes prestar especial atención para no meter la pata.
En este email me voy a centrar en 7 puntos concretos. No voy a entrar en todos los detalles de cada uno porque eso es imposible en un simple email como éste.


Veamos entonces concretamente cuáles son estos puntos:

1. Instalar tu blog en un hosting

En el blog he hablado muchas veces de las diferencias entre un blog gratuito en WordPress.com y un blog WordPress instalado en un hosting propio con la aplicación de WordPress que te puedes descargar en WordPress.org.
El resumen se reduce a que la diferencia entre las dos opciones es enorme, a favor de WordPress con hosting, ya que WordPress.com es muy limitado, incluso en sus planes de pago.
Por tanto, si quieres montar un blog WordPress para un objetivo realmente importante como un negocio u objetivos similares, el camino pasa por el hosting. Eso implica:
  1. Adquirir un dominio a un proveedor de dominios.
  2. Contratar un servicio de hosting y configurar el dominio anterior para que apunte a la instalación de WordPress que has hecho en ese hosting (es más fácil si le compras el dominio y hosting al mismo proveedor).
  3. Y, si quieres tener una imagen y marca profesional mínimamente seria, necesitas también crear cuentas de correo electrónico con tu dominio. Eso te lo proporciona el hosting, pero hay que saber configurarlo.
Y un consejo muy importante:
Es posible que lo que más te convenga, en realidad, sea delegar la parte técnica en profesionales, y es una buena idea, pero en ese caso cerciórate de que siempre mantengas el control de todo. Es decir, que dominio y hosting estén contratados a tu nombre y dispongas de todas las claves de acceso a todo.

2. Configurar los ajustes de WordPress

Los ajustes de WordPress son fundamentales para un blog bien montado. Te pongo tres ejemplos muy sencillos, pero fundamentales, para una buena configuración de tu blog:
  • Zona horaria: ajustar bien la hora en tu blog es fundamental, entre otras cosas, para que tus posts se publiquen realmente a la hora para la cual los has programado.
  • Enlaces permanentes: los enlaces permanentes son las URLs de tu blog. WordPress te permite configurar su estructura. Habrás visto muchos blogs con URLs con fechas en medio, por ejemplo. Esto sería algo que personalmente no te recomiendo hacer por razones de SEO, te recomiendo URLs que contengan sólo las palabras clave que te interesen en cada post y para ello necesitas hacer estos ajustes.
  • Página estática versus listado de posts: por defecto, WordPress va a mostrar como portada (home page) el listado de tus últimos posts; te recomiendo encarecidamente que cambies los ajustes para usar una buena home page estática. Un poco más abajo te explico por qué.

3. Elegir e instalar un buen tema (una plantilla WordPress)

Me encanta esta frase de Oscar Wilde que repito una y otra vez porque es una verdad como una catedral aplicable a muchísimas cosas:
“No hay una segunda oportunidad para una primera impresión”
Creo que expresa como ninguna otra el papel del diseño en un sitio web y por qué tan solo por eso ya se justifica un tema profesional.
Pero, además, un buen tema no es sólo una cuestión de estética y diseño, es también una cuestión técnica: bien estructurado para el SEO, ligero para conseguir tiempos de carga rápidos de las páginas, etc.
Dicho esto, no conviene perder tiempo experimentando con mil temas, porque consume una increíble cantidad de tiempo.
Si quieres ir al grano te recomiendo elegir entre los temas profesionales Divi y GeneratePresspor su calidad y sus pontentes diseñadores visuales. Además, en el caso de GeneratePress dispones también de una versión gratuita con funcionalidad reducida.

4. Crear landing pages para tus leads magnets, productos y servicios

Uno de los primeros conceptos sobre los que te recomiendo leer son las "landing pages", las famosas páginas de aterrizaje.

Estas son páginas que están pensadas para lograr que el usuario realice una acción concreta que deseas que realice eliminando todas las distracciones típicas de las páginas normales de contenidos como los botones sociales, barras laterales con enlaces, etc.

Ejemplos típicos de landing pages que ya habrás visto mil veces son las páginas de venta o de descarga gratuita de un incentivo ("lead magnet") como, por ejemplo, un eBook, para la suscripción a una lista de correo, por ejemplo.

No quiero entrar en los pormenores de cómo hay que diseñar una buena landing page porque se sale del ámbito de este email y porque lo puedes aprender y ver mucho mejor (en vídeo) en el webinar gratuito al que te puedes apuntar con el botón verde de abajo.

La idea clave con la que quiero que te quedes simplemente es que son imprescindibles porque aumentan mucho la conversión, es decir, el % de personas que realizarán la acción que deseas que realicen (venta, descarga, etc.).

El quid de la cuestión es que WordPress, "de fabrica", viene muy preparado para la publicación de contenidos tipo "post" (las publicaciones de un blog), pero es muy pobre, por no decir casi inútil, para la creación de landing pages.
La manera de suplicar esta deficiencia es, o bien, con un buen tema WordPress como los que recomendaba antes, que incoporan herramientas para el diseño de landing pages, o bien, con un plugin especializado como Elementor, por ejemplo. 

5. Crear una portada (home page) decente

Un caso muy especial de landing page es la portada de un blog.
En todos los blogs la portada, la “home page”, acaba siendo con el tiempo una de las páginas más visitadas, muchas veces incluso la más visitada de todas.
La mayoría de estas personas van a ver tu blog por primera vez y, de nuevo, podría citar la frase de arriba de Oscar Wilde, pero esta vez con otra connotación: el tiempo que te van a dedicar para decidir si tu web es un sitio que les interesa o no (por los temas que trata y cómo lo hace) va a ser de unos pocos segundos, como mucho. Obsérvate a ti mismo cuando navegas por Internet y lo comprobarás.
Por tanto, es esencial saber aprovechar esos pocos segundos para captar la atención del lector.
La portada por defecto de los blogs, el listado de las últimas entradas, no es la mejor estrategia para esto. Lo que necesitas es diseñar un mensaje, un lema, que centre al máximo de qué va tu blog para que el lector entienda a la primera, de un simple vistazo, si está ante algo que le interesa o no.
En nuestro caso, por ejemplo, es la frase de “Crea un blog que funciona”. Nos está funcionando muy bien porque, aunque hablamos de muchas cosas, esa simple frase de cinco palabras capta realmente la esencia, el objetivo final que perseguimos con todos nuestros contenidos.
A partir de ese lema inicial de tu portada, si has conseguido captar la atención del lector, ya puedes ir matizando y desglosando ese mensaje inicial poco a poco, porque el lector ya se ha enganchado y te seguirá.
Sin embargo, conseguir esto con un simple listado de contenidos arbitrarios como son los últimos posts publicados, será prácticamente imposible de conseguir.
Como ves, una buena portada, es posiblemente la parte más crítica en todo tu blog.
Sin embargo, a la vez esto es una de las cosas que más le cuesta a la gente, ya no por no saber cómo hacerlo, sino porque la mayoría de los resultados dejan realmente que desear.

6. Protegerte frente ataques, el spam y la pérdida de tus contenidos

Cuando tengas una web, vas a descubrir que Internet es la selva, hay un ejército de bots automáticos y de personas atacando sitios web, enviando comentarios spam e intentando encontrar debilidades en ellos para hackearlos.
Por suerte, un buen hosting, ya te quitará una gran parte de los dolores de cabeza que esto te pudiera causar.
Pero, aun así, tienes que tomar acciones también a nivel de tu blog WordPress para estar bien protegido: blindar bien el acceso a la administración, configuración de copias de seguridad automáticas, usar buenos plugins anti-spam, etc.
Por suerte, existen plugins que hacen de esto una tarea bastante fácil pero, una vez más, hay que saber escoger los adecuados y aprender a manejarlos.

7. Crear un aviso de cookies y aviso legal

La Ley 34/2002, de Servicios de la Información (LSSI), llamada también a veces “Ley de Cookies”, obliga desde 2013 a advertir al lector del uso de cookies en un sitio web. Por eso, desde hace unos años, en casi todos los sitios sale un aviso de cookies la primera vez que lo visitas.
Tu sitio también tiene que implementar un aviso así, junto con una página de aviso legal con unos determinados contenidos explicativos sobre el uso específico de cookies en tu sitio.
Si no, te expones a unas sanciones importantes que pueden llegar hasta 150.000€ en los casos más graves.
Por tanto, es un tema para tomárselo en serio y, además, relativamente sencillo de solucionar.

Una web no es una web si no la montas bien

Espero que con esta lista te haya podido dar una visión de por qué la diferencia entre un sitio WordPress mal montado y uno bien montado es tan grande.
Una web o un blog no es solamente una diversión en la que puedes dar rienda suelta a lo que te gusta hacer, sino también una potentísima herramienta profesional, pero sólo si se dan todos los pasos adecuados.
Sé que son muchas cosas las que he explicado aquí. Por eso, te recomiendo empezar con foco en todo esto, centrándote en lo que importa de verdad y no dispersándote y perdiendo tiempo en la lectura de mil posts que apenas aportan nada.

Un artículo escrito por Berto Lopez y, recibido vía Vallebro.com