jueves, 26 de noviembre de 2015

Ser emprendedor y adicto a las series es posible.

El cine y la televisión son grandes fuentes de inspiración. La moda de las series también tiene su lado emprendedor. Estas son las series que no puedes perderte si emprendes.

Ser emprendedor es una actitud ante la vida, no sólo se refiere a la capacidad para poner en marcha una empresa, sino a saber buscar nuevos caminos y cómo solucionar problemas del día a día. Sin duda, es algo tan habitual que en la mayoría de las series aparezcan ejemplos que podemos tomar como emprendedores, actitudes que pueden servirnos para mejorar nuestra vida y nuestro negocio. De esta manera, podemos sacar ideas para emprender un nuevo negocio y cómo mantenerlo a flote en un montón de series.


Ya El Equipo A era una experiencia emprendedora, aunque no muy lucrativa, la verdad.  Dallas sí parece un mejor ejemplo de cómo lanzar una empresa, defender tu patrimonio y hacer frente a todos los reveses y las luchas de poder. Ya más actuales encontramos también The Office,  que ofrece grandes enseñanzas de cómo tratar a los compañeros o subordinados. Mad Men puede darnos lecciones para afrontar negocios: haz lo que sabes hacer y no te cortes, diferénciate de tus competidores. Otro gran ejemplo, sin duda, es Los Soprano. El padrino es un líder que, sin embargo, sufre por tenerlo todo controlado. ¿Hay una característica más emprendedora que esa? ¿Y que me dicen de Breaking Bad? Una serie en la que podemos ver como un negocio crece de la nada con una sola razón: hacer lo que sabes hacer.

En 2 Broke Girls tenemos otra serie en la que observar las alegrías y los sinsabores de dos chicas que inician un negocio de cupcakes, incluso en Castle observamos como el protagonista monta su propia agencia de detectives y busca clientes de las formas más variopintas. No podemos dejar pasar, aunque no es exactamente un negocio, la actitud emprendedora de House fomentando la ‘lluvia de ideas’ para buscar soluciones a los problemas médicos o, incluso, la actitud completamente organizada de Michael Scofield, en Prison Break, para afrontar una misión: sacar a su hermano de la cárcel. En Silicon Valley encontraremos problemas que nos son conocidos a todos los emprendedores como los problemas de financiación o la elección de socios para nuestro proyecto, mientras que si buscamos un líder lo podemos encontrar en Lost (Perdidos) en la figura de Jack Shepard, ante uno de los negocios más importantes que puede tener nadie… Sobrevivir. Imposible no nombrar tampoco House of Cards en la que vemos como el espíritu de superación lo puede todo o The Newsroom donde observamos como una estrella de la televisión ejerce el liderazgo en su equipo, delega y consigue hacer lo más difícil: ser honesto consigo mismo. Me dejo seguro muchas series, pero estas son las más características.

Para terminar, una vez conseguido que lleguéis a este punto, destacaré también actitudes emprendedoras en series españolas. Es fácil recordar que en muchas de ellas aparecen negocios familiares, sobre todo, restaurantes donde de una manera casi siempre chapucera se llevan a cabo diversas acciones para tratar de mejorar el negocio. Se diría casi se puede aprender que no hacer. Así, Carlos Alcantara, en Cuéntame, se lanzó a montar un bar, con cierto éxito, en plena época de la movida madrileña, mientras que en la serie La que se avecina vemos continuos ejemplos de que no hacer en una nueva actividad. Son muchas las series españolas que se desarrollan en negocios. Desde Amar en tiempos revueltos a Los Serrano pasando por El Internado o el nunca impasible Pesadilla en la cocina. En definitiva que ver series también te puede enseñar actitudes emprendedoras, aunque sean españolas.

Un artículo publicado en Gestión Pyme