martes, 3 de noviembre de 2015

Franquicia o start up ¿Cuál es para ti?

Si estás pensando en dar el paso de trabajador a emprendedor no tienes por qué crear un negocio de la nada. La franquicia puede ser una opción para convertirte en tu propio jefe. Te damos las claves para elegir entre franquicia o start up.

A la hora de emprender hay que decidir entre montar un negocio propio o buscar una franquicia. Con miles de euros en juego, encontrar una respuesta a esta duda es el primer paso que debe afrontar cualquier empresario.
Los dos modelos de negocio tienen sus ventajas, pero para hacerse una mejor idea es preciso estudiar sus fortalezas, habilidades y viabilidad. Puede ocurrir que una persona con mucha iniciativa se vea demasiado limitado a la hora de actuar con una enseña, al igual que un emprendedor puede triunfar bajo el sistema de franquicia si no es capaz de afrontar la presión en solitario. Hay varios indicadores que asocian a los empresarios con las franquicias o que les invitan a montar su propio negocio.

Emprender con franquicia

Las ventajas de montar tu negocio siguiendo el modelo de una franquicia pasan por:
  • Trabajar dentro de un sistema: un franquiciado se ocupará de las operaciones del día a día en su franquicia, dentro de un sistema en el que tendrá apoyo de marketing, formación y ventas.
  • Obtener beneficios más rápidamente: las franquicias aportan una marca, con la que ya están familiarizados los consumidores. Por eso resultará más fácil vender los productos y servicios desde el primer día.
  • No vas a inventar nada nuevo: hay miles de franquicias que se pueden adaptar a las necesidades de cada emprendedor. Será más sencillo escoger una que se adapta a los objetivos del empresario, sin tener que empezar de cero.
  • Posibilidad de escalar: resultará más sencillo triunfar con un negocio a través del modelo de franquicia. Al estar funcionando con éxito otros establecimientos de la marca, las posibilidades de conseguir beneficios se incrementan.

Montar tu propia startup

  • Más libertad: los que optan por un modelo de franquicia deben seguir ciertas pautas para conservar la licencia. Si te gusta ser independiente y hacer las cosas a su manera, es mejor montar tu propio negocio sin recurrir a las enseñas.
  • Ideas claras:
  • si ya tienes un modelo de negocio y sabes cómo hacer las cosas para triunfar, no merece la pena que te ates a una franquicia. Te resultaría poco atractiva y encorsetaría tu iniciativa
  • Dudas sobre el modelo de franquicia: la tasa de renovación entre los propietarios de franquicias actuales ronda el 90%, según una encuesta realizada por Frandata. No obstante, hay personas que no se encuentran a gusto sin sentirse propietarias de su propia empresa. Detestan seguir las órdenes que lleguen por parte de la franquicia.
  • Eres un amante del riesgo: si eres un empresario al que le encantan las situaciones de riesgo, éste es tu modelo de negocio. Eso sí, a cambio tendrás que asumir todos los problemas que puedan aparecer sin ayudas de terceros.
Sea cual sea la elección, lo importante es que empieces la aventura con las ideas y las cuentas claras.