lunes, 9 de noviembre de 2015

3 cosas que las empresas tradicionales deberían aprender de los “novatos” del mercado

Las compañías en el mundo desarrollado se han dedicado durante décadas a crecer rápido y buscar su lugar en el mercado hasta que los consumidores se volvieron cada vez más sofisticados y exigentes, las industrias más competitivas y las compañías más diferenciadas. Fue entonces cuando la innovación se hizo más que necesaria en cualquier modelo de negocio que quisiera subsistir y aún sigue siéndolo hoy en día.
La innovación es una característica indispensable para entrar en cualquier mercado. El primero en hacerlo fue Freddie Laker con su aerolínea trasatlántica que permitió a millones de pasajeros realizar largos viajes a un precio razonable. También Apple hizo algo similar irrumpiendo en el mercado de los ordenadores con unos diseños elegantes e interfaces sencillas de manejar o la marca Dyson, fabricando  las primeras aspiradoras sin bolsa.

La mayoría de estas innovaciones basan su éxito en la aplicación de la tecnología de la información y esto, hoy en día, es algo mucho más fácil de realizar. Sacar provecho de los datos en la era del algoritmo para saber cómo piensan los consumidores y porqué usan o no ciertos productos y servicios es algo que han hecho empresas como Airbnb, Uber, Zipcar o Netfix que han dirigido la innovación en estos últimos años.
Muchas empresas se encuentran todavía estancadas en los viejos modelos tradicionales que hasta ahora habían funcionado pero que con la fuerte competencia y la innovación se han quedado obsoletos. Por lo tanto, muchas compañías deberían aprender varias cosas de los nuevos líderes del mercado:
1. Determinar y elegir el espacio del mercado que se va a ocupar es imprescindible si la intención es sobrevivir. Es mejor un mercado en el que no estén presentes los gigantes y si lo están, que no tengan una gran porción de la tarta.
2. Un modelo de negocio claro, adaptado a los tiempos que corren y suficientemente competitivo.
3. Un objetivo claro hacia donde se quiere orientar el producto o servicio y sobre la necesidad que se pretende satisfacer. Para esto es necesario observar, recoger datps y hacer uso de la tecnología de manera conjunta para obtener resultados mejores, más rápidos y a menor coste.