martes, 9 de septiembre de 2014

Cómo evitar asociarse con una persona tóxica

Todos los negocios en algún momento precisan de incorporar socios al proyecto, bien por necesidades de capitalización, bien por cubrir un área de conocimiento, o simplemente por afinidad. Un socio de negocios incorrecto es como un mal matrimonio, pero con una excepción: Es más fácil conseguir un divorcio que poner fin a una mala asociación.
Muchas personas hacen negocios con socios que realmente no conocen bien, si para la contratación de una persona realizamos costosos y largos procesos de selección a veces para asociarse con alguien nos vale muy poco y al final si el negocio no prospera...es una verdadera carga, así que mejor asegurarnos antes. Una parte importante de las asociaciones acaban con grandes tensiones tanto en la empresa como en la relación.
¿Cómo se prevenir el asociarse con un potencial lunático, litigante, u holgazán? Si no ha trabajado con ellos durante un número importante de años, necesita hablar con sus compañeros, colegas o empleados anteriores. Por lo general, pueden arrojar algo de luz sobre la experiencia y el comportamiento de la persona. Estas son algunas señales de advertencia ante las que debemos estar alerta:

  • La mentira: Si tienes detectas que la mentira forma parte de su día a día, hay muchas razones para esperar que este comportamiento continuará tras la asociación. No se puede trabajar con alguien a quien no se puede confiar.
  • Se preocupa más por el dinero que el negocio. Si todo se reduce a dinero - cuidado. Será difícil para tomar decisiones comerciales racionales e inversiones en el negocio si está constantemente peleando por dónde va el dinero.
  • Siempre se excusa. Si su socio potencial parece tener siempre una excusa, y toma poca responsabilidad por sus acciones, este comportamiento paralizará su negocio más tarde.
  • No le gusta trabajar. Hay socios que esperan que usted haga el trabajo pesado, mientras que se sientan y sacan provecho de su trabajo. Nadie quiere repartir los beneficios cuando el esfuerzo no es compartido.
  • Es un fanático del control. Quieren controlar el negocio, y a usted. Empiezan a discutir acerca de los cargos y de la autoridad y sobre quien toma las decisiones...ese es un calvario en el que hay poco por ganar.
  • Amenaza. Un socio potencial que amenaza con involucrar a abogados o demandarle, no va a hacer su vida más fácil en el caso de que surja un conflicto.
  • Tiene un comportamiento errático. Cuando usted tiene un socio inestable, su vida se convierte en un infierno en vida, tienen tendencia a consumir energía emocional en sus arrebatos, y, posteriormente, pedir disculpas a los empleados y clientes por su mal comportamiento.
Si puede evitar asociarse con alguien así reducirá las probabilidades de tener un negocio en quiebra, y la cantidad de estrés y la frustración que estos socios causan que durante su colaboración.
Los divorcios son fáciles en comparación con salir de una mala sociedad.