martes, 1 de diciembre de 2015

¿Ha muerto realmente Google+? Los indicios que apuntan a una posible resurrección

La red social de Google, Google+, nació con la intención de posicionarse como un peligroso rival de la que es la red social líder del panorama digital, Facebook. Sin embargo, aunque en sus inicios tuvo una mayor popularidad, nunca llegó a ser ni siquiera una preocupación para Zuckerberg y poco a poco fue perdiendo fuelle hasta ¿desaparecer?
Lo cierto es que no ha desaparecido y, desde luego, los marketeros no deberían perderla de vista pues sigue siendo una de las mayores redes sociales y ofrece oportunidades únicas para ganar visibilidad e incrementar beneficios. Sin embargo, Google+ está en constante cambio y evolución y esto puede tener un impacto en su negocio o marca.
Algunos de estos cambios incluyen el cierre de páginas de aquellos negocios que estén inactivas o no se hayan verificado con una cuenta de Google+ o la creación del nuevo servicio Google My Business que ofrece una plataforma desde donde manejar y actualizar la información sobre un negocio para optimizar su presencia en las búsquedas de Google.

Además, hasta agosto de 2014 Google mostraba la autoría de la información en sus resultados de búsqueda sin embargo, esta práctica ha sido discontinua a lo largo del tiempo hasta desaparecer completamente no solo de los textos sino de las imágenes. Este paso se debió a la intención de Google de unificar la experiencia de usuario en ordenador y móvil así como al escaso impacto de esta medida en sus resultados de búsqueda.
En julio de 2015 la compañía decidió eliminar los posts de las marcas que se mostraban en el Knowledge Graph al considerar que su función era similar a la de un tuit y son ahora considerados como una actualización más del social media por lo que se muestran como un resultado normal en las búsquedas de Google.
Otro de los cambios es la ruptura de Google Photos y Google+ y es que los directivos de la compañía decidieron mantener la herramienta fotográfica abierta a los usuarios online independientemente de que tuvieran o no cuenta de Google+.
Además, aquellos que quieran utilizar los servicios de Google pero no quieran crearse una cuenta en la red social de la compañía están de suerte. Parece que los planes de la empresa pasan por permitir que con una cuenta de Gmail los usuarios puedan compartir contenidos, comunicarse con sus amigos, crear un canal de YouTube y otras muchas opciones. Esto antes no era posible si no se disponía de una cuenta en Google+.
Con estos cambios parece que Google ha hecho caso a las plegarias de los usuarios que rechazaban la idea de tener que crearse una cuenta de Google+ a la fuerza para poder disfrutar del resto de servicios de la compañía.
Sin embargo, aunque estos movimientos han sido satisfactorios para los usuarios, no parecen tan beneficiosos para la compañía que cada vez pierde más audiencia en su casi difunta red social ¿o quizá se trate del comienzo de la reestructuración de Google+ en 2016?