martes, 26 de junio de 2018

Las 7 mejores estrategias en redes sociales para emprendedores

Si acabas de inicarte en un nuevo emprendimiento, necesitas de un altavoz para contarle al mundo sobre tu proyecto. Y ese altavoz son las redes sociales. Pero, ¡ojo! Un mal uso de ellas, puede convertirse en un hándicap para ti.
Hoy, en este artículo invitado, Sergio Nieto, Digital Marketing en Metricool, te enseñará a gestionar las redes sociales con 7 estrategias vitales.
 El emprendedor vive una situación complicada en el momento en el que se inicia.
Voy a ser claro, emprender no es fácil. Es muy divertido y motivador ver a los mejores emprendedoresfacturar una gran cantidad de dinero que les da para vivir de lo que quieren.
Sin embargo, las dudas empiezan a surgir al empezar tu andadura en el mundo del emprendedor:
¿Cómo puedo empezar a montar mi negocio o proyecto? ¿Cuál es el primer paso? ¿A quién me dirijo?
Preguntas que, bien respondidas, pueden suponer un punto de inflexión en el éxito.

Si te sientes identificado con las siguientes situaciones, ya puedes considerarte un emprendedor de verdad:
  • Tienes falta de tiempo: quieres acaparar tantas cosas que dejas la mitad a medias.
  • Necesitas un equipo porque no puedes llevarlo todo tú solo. Eres de los que piensan que la unión hace la fuerza.
  • ¿Quién te conoce? ¿Cómo mostrarle al mundo tu proyecto? ¡Necesitas un ALTAVOZ!
Y ese altavoz, querido lector y futuro emprendedor, pueden ser las redes sociales.
En este post te quiero enseñar cómo las redes sociales se convertirán en tu mejor aliado para dar los primeros pasos en tu proyecto y crear tu imagen de marca, la cual es indispensable para el éxito. ¿Te vienes?

¿Cómo gestionar las redes sociales eficazmente? 

Lo más importante es que establezcas una estrategia de redes sociales que potencie tu imagen, que te haga llegar al éxito y mantenerte en lo más alto. Para ello, necesitas las mejores herramientas, Iron Manno iba a ser un superhéroe con un cuchillo y tres pilas, eso es más de MacGiver.
Hoy te presento la manera para controlar todo lo que necesites en cuanto a tus perfiles sociales. No dejes nada al azar que, créeme, no suele ser una buena idea. Y elabora un buen plan.
Podemos encontrar numerosas herramientas que nos ayuden en este proceso. Estas plataformas online de gestión de redes sociales, te permitirán crear estrategias ideales mientras potencias tu imagen de marca.
¡Sigue leyendo, no nos dejan decírtelo todo en el primer párrafo!

1. Conoce a tu a público 

Nadie mejor que tú conoce a su público. Es imprescindible tener claro a quién vamos a dirigirnos y la manera en la que vamos a hacerlo.
También es importante saber que más del 80% de las personas confían en gente conocida a la hora de realizar la compra de un producto o servicio.
Esto nos indica que es fundamental saber cómo acercarnos a este público a través de las redes sociales. 

2. Muestra una imagen consistente

Es necesario que demos la misma imagen en las diferentes redes. Es decir, mostrando la imagen que queremos que nos represente y, principalmente, que tu público recuerde.
Esto lo podemos detallar un poco más:

Ofrece una imagen similar en las redes sociales y web
Esto comienza en el nombre de perfil, imagen, contenido que utilices y manera en la que te expreses en las diferentes plataformas.
Ofrecer a tu audiencia una imagen similar, es la mejor forma de crear tu marca. Ahora que estás empezando esto es algo prioritario.

Habla a tu audiencia de la misma manera en redes sociales y en tu página web
Aunque modifiquemos cómo dirigirnos a nuestra audiencia dependiendo del target de cada plataforma, es recomendable que usemos un estilo similar. Que sea reconocible en cualquier plataforma.

Si eres la imagen de la empresa y utilizabas las redes sociales de manera personal, es hora de cambiar eso
Evoluciona hacia un perfil más serio (tampoco tienes que eliminar todo lo que significa hobby o familia, porque todos tenemos una vida privada), o crea nuevos perfiles con una imagen profesional y deja los actuales para seguir como los estabas utilizando.
Si tus perfiles tenían todos motes, y no tu nombre real, estás de suerte. Es el momento de crear perfiles en Facebook, Twitter, Instagram o Youtube con un aspecto nuevo y diferente.

Uno de tus pilares fundamentales será el crear un calendario editorial.
Debemos tener un calendario con diversidad de temas. Lo ideal es que tenga seis meses y como mínimo tres.

3. Hacer de cada red social algo diferente 

Como se suele decir, el que mucho abarca poco aprieta.
Es mucho mejor que nos centremos en un par de redes sociales, publicando de manera constante y con contenido de calidad, que abrir un perfil en cada una de las plataformas y publicar de forma esporádica y con artículos de poca importancia.
Las redes sociales nos permiten una versatilidad que nunca vamos a poder conseguir con nuestra página web o blog.
Es por ello que tenemos que aprovechar esta ventaja y adaptarnos a cada perfil para compartir contenido exclusivo en cada una de nuestras redes sociales.
Algo que tenemos que tener en cuenta es que las redes sociales tienen que ser algo más que un altavoz de lo que publicamos en nuestra web.
Principalmente por tres motivos:
  • El primer motivo está relacionado con la eficacia, pues realizarías muy pocas publicaciones.
  • Segundo motivo es porque son un canal perfecto para captar nuevos seguidores.
  • Y, por último, las redes sociales son medios bastante efímeros, por lo que un número bajo de publicaciones, nos dará una visibilidad muy limitada.

4. Cambia la perspectiva a la hora de contar historias 


No trates siempre los temas desde el mismo punto de vista. Intenta ofrecer perspectivas diferentes y combina los temas que controlas con herramientas, procedimientos y estrategias diferentes.
Si escribes siempre sobre lo mismo y de la misma manera aburrirás a tu audiencia.
Te encasillarás como una persona que ofrece conocimiento y te empobrecerás como investigador. Además, terminas perjudicando tus propios contenidos, algo que penalizará gravemente tu posicionamiento en buscadores.
Es importante este aspecto, pues debes buscar el cosquilleo de tu audiencia. Claro, sin llegar al sentido estricto de la frase, es mejor “que hablen mal, pero que hablen.” Un perfil que no genera interacción es un perfil muerto.
Hay que transformarse en un contador de cuentos para que lo que contamos se quede en el cerebro de nuestra audiencia. Y eso tienes que practicarlo si no lo tienes naturalmente. Se pude entrenar como en cualquier otra cosa. ¡Prueba!

5. En las buenas publicaciones está la clave

Este es un consejo básico, pero debes tener en cuenta que no lo cumplen a veces ni las grandes empresas.
Cada red social tiene sus propios formatos para las imágenes. Si decides crear una publicación con una imagen y un link, ten en cuenta cuál es el formato y el tamaño que queda mejor en cada una. Lo mismo si es un vídeo.
En Facebook, los vídeos de YouTube no quedan bien si pones la URL directamente. Además, no suele “gustarle” a esta red social.
Y, otra razón, es que subiéndolo de tu archivo podrás ver el número de reproducciones que ha tenido. Descarga el archivo y súbelo desde tu ordenador.
Tanto en Facebook como en LinkedIn, si simplemente publicas un link a un artículo de tu blog (o de otra página en la que has leído algo interesante que quieres que tus contactos puedan leer), debes esperar unos instantes mientras la página carga la imagen previa de ese link.
Aparecerá como “muestra” un pequeño cuadro con una imagen y las primeras palabras del texto de ese artículo. Luego, debes borrar el link para ofrecer un aspecto más limpio y profesional en la publicación.
Toma tus perfiles profesionales como si fueran tu casa: ordena y deja limpio como si de ello se tratara. Es tu aspecto de cara a tu audiencia.

6. Planificar en redes sociales 


Tener tus perfiles activos y con buen contenido es un “must” en tu objetivo de marca. Como buen emprendedor, sabrás que estar pendiente de las publicaciones suele llevar más tiempo de lo esperado.
Lo entendemos, te has visto apurado para continuar con otras tareas mientras piensas qué poner hoy en tus perfiles. No te agobies, que aquí todo tiene solución.
Se trata de programar tu contenido, y lo podrás hacer de una manera muy sencilla. ¡Vamos al lío!
  • Elige bien tus redes. No queremos que te confundas y publiques lo que va en Twitter con lo que va en Facebook, ¡las sanciones son de 240 caracteres! 
  • Escribe el post con el que vas a triunfar. Aquí entra en juego tu creatividad. Dale al coco y saca lo mejor de ti para tener más interacciones. 
  • Añade contenido multimedia. Fotos o vídeos, siempre lo que permita la red social que vas a utilizar.
¿Has visto? Ya puedes ponerte con otras cosas. Simplemente desde el inicio del día, programa tus publicaciones y a seguir trabajando.

7. Fijémonos en los mejores, relaciónate y colabora con ellos

Los influencers son aquellas personas que tienen autoridad en un campo determinado y que nos pueden aportar publicidad. En nuestras relaciones con ellos debemos ir paso a paso, ciñéndonos a su ámbito de interés.
Por lo tanto, ¡conócelos! Haz un listado con los “influencers” de tu sector. Síguelos en las redes. Visita sus blogs. Investiga sobre su trabajo. Quédate con lo que más te guste. Déjaselo saber. Haz comentarios en sus blogs. Síguelos en Twitter. Envíales emails.
solicítales conectar en LinkedIn una vez hayas cumplido alguno(s) de los pasos anteriores. Poco a poco, cuando te sientas con autoridad suficiente, comparte cosas con ellos.
No te quedes en el mundo virtual. Acude a actos en los que intervengan. Promueve esos eventos con tus contactos. Charla con ellos. Y ofrece una imagen profesional (profesional no quiere decir ser demasiado seria).
Intercambia pareceres, escucha y déjate conocer. Siempre procura controlar no ser pesado, buscando una relación comercial, aprendiendo de ellos o poniendo en práctica sus consejos.

Descripción del autor: Sergio Nieto es especialista de captación y ventas en los distintos canales de Marketing Digital en Metricool: redes sociales, email maketing y SEO.