lunes, 29 de enero de 2018

7 consejos para mejorar la escritura de tu blog

¿Sabes cómo escribir en tu blog de la mejor forma posible? En este artículo te aportamos algunas técnicas para generar engagement, cautivar a tu facción de lectores y trabajar el contenido como si de pulir un diamante se tratase, para que sea capaz de brillar.
Seguramente al leer tu blog favorito y quedarte un buen rato buceando entre tus líneas, la escritura te parezca sencilla, casi mágica. Sin embargo, ejecutar una buena estrategia de blogging y crear contenido interesante y de valor exigen tiempo, esfuerzo, investigación documental, técnicas de marketing, cuidado del SEO, y un buen trabajo gráfico y de edición del texto para que el resultado final sea óptimo. 
A su vez, cuando lees en Internet un artículo pobre, mal redactado, desordenado o directamente, poco atractivo, recuerdas que ser un buen blogger demanda habilidad, formación, constancia y preparación. Por supuesto, cabe destacar la importancia de determinados aspectos técnicosmejorar la velocidad de carga del blog -para reducir el porcentaje de rebote y aumentar la estancia media de los visitantes en la página-, optimizar tu landing page o contar con los mejores plugins son apartados esenciales.
Sin embargo, hoy dejaremos este apartado y nos centraremos exclusivamente en la escritura. ¿Cómo debes estructurar los contenido en tu blog? ¿Qué tipo de lenguaje es el más apropiado? ¿Qué claves te ayudarán a mejorar y retocar los textos en el proceso de edición? Estas y otras recomendaciones esenciales, a continuación.

Cómo acertar con la escritura de tu blog

  • Plasma tu personalidad en el texto: Cuanto más puedas desarrollar tu voz escrita para que sea percibida como el lector como una personalidad humana, mucho mejor. Humanizar el texto y acortar la distancia emocional es una de las mejores formas de generar engagementDota de plasticidad al lenguaje, trabaja el subtexto y habla en segunda persona, dirigiéndote al visitante potencial -teniendo en cuenta que el usuario final no podrá percibir expresiones faciales o lenguaje corporal salvo que se trate de un videoblog-.
  • No a la ambivalencia: Debes cuidar tanto la forma como el fondo para no generar confusión y poder transmitir todo el valor que has creado. Las medias tintas, el lenguaje  torpe o impreciso, las fuentes no referenciadas, superficialidad o párrafos demasiado densos y pesados no te conducirán a nada nuevo. Por supuesto, la buena ortografía y el manejo habilidoso de la sintaxis y de la gramática son imprescindibles para una buena escritura.
  • Evita el lenguaje académico: Un argot demasiado técnico o un lenguaje pomposo disuadirán al lector medio, que acostumbra a escanear los textos y precisar texto enriquecido, separación en bloques, listas y apoyo gráfico para una lectura más cómoda. Ser claro, legible y eficaz te allanará el camino. 
  • Crea un esquema previo: Realizar un boceto previo de cada artículo, esquematizar tus ideas o hacer un pequeño mapa conceptual pueden resultarte de gran ayuda. Piensa que toda gran historia tiene detrás un esqueleto previo. Diseña cuáles serán los puntos fundamentales a tratar -de forma flexible-, aborda la estructura -cronológica, invertida, formato lista, crónica en primera persona, reportaje, etc- y baraja posibles títulos atractivos que no caigan en las garras del clickbait.
  • No empieces la casa por el tejado: O lo que es lo mismo: debes deshacerte de todas aquellas palabras que no necesitas. Especialmente en el mundo online, es importante ir al grano en los artículos de tamaño estándar, utilizar el SEO de forma inteligente pero siempre con el foco en la escritura semántica y la buena experiencia de usuario, destacar lo importante y eliminar lo superfluo. Comienza por los cimientos y añade los detalles a continuación.
  • Leer, editar y volver a leerNunca publiques el primer borrador de tu blog.Incluso tras usar las herramientas de revisión ortográfica y gramática que trae poe defecto tu gestor de contenidos, existirán errores e imprecisiones que podrás pulir y limar tras segundas y terceras lecturas.
  • Déjalo fluir: En muchas ocasiones, te encontrarás con ideas de actualidad que podrán evolucionar hasta contenidos más profundos y de mayor recorridootros que podrás actualizar con el paso del tiempo o transformar en nuevos formatos como las infografías, los libros electrónicos, los tutoriales o los vídeos. No tengas miedo de invertir una parte importante de tu tiempo trabajando en los títulos y en el calendario editorial de contenidos. Las temáticas y los titulares juegan un papel crucial para atraer a los lectores y formar una audiencia firme.