viernes, 9 de octubre de 2015

Antes de 'informar' a tu cliente por correo electrónico, respira

Realizas una compra, quedas contento, estás tan satisfecho que decides suscribirte a la página web o al blog de la empresa. "Así me mantendrán informado de descuentos, promociones..." Parece sensato ¿no?
Si una venta se ha cerrado y hemos logrado fidelizar a una persona, premio, buen trabajo. Señal de que su grado de satisfacción es alto, se ha sentido cómodo o bien en la tienda física o en la virtual.Ahora llega el momento de gestionar los correos electrónicos que le vamos a enviar periódicamente.

Periódicamente suena bien

Atención al concepto 'periódicamente'. Cuando perdemos la empatía, llegamos a pensar que al otro le interesa (y mucho) nuestra empresa o producto. Stop. No. El otro, es decir, tu cliente, tiene una vida y le va a resultar asfixiante que le estés recordando cada semana o cada quince días cualquier asunto tal vez importante para ti, pero irrelevante para él.
Esto es tan sencillo como abrir tu propia bandeja de correo. ¿Has resoplado? ¿Has marcado directamente como spam a un lugar que en principio, te pareció ideal?
Yo he abandonado páginas web porque la persona que la llevaba, y ofrecía sus servicios para asesorar a la hora de montar tu blog (por poner un ejemplo) me enviaba un correo cada semana. Y no contenta, me preguntaba: ¿por qué no dejas comentarios? Una mala estrategia la suya, es obvio.

El agobio es el camino más corto para que te quedes sin suscriptores

¿Qué empuja a un suscriptor a marcar tu correo como spam?
  1. No conocer al remitente
  2. Recibir demasiados mensajes del remitente
  3. No recordar haberse registrado (peligro)
  4. El contenido o la marca no resulta relevante
A veces, damos nuestro consentimiento al dejar nuestro correo en tal o cual empresa. Pero eso no significa enviar este mensaje: "Cuéntame tu vida todos los días" "Mi tiempo lo dedico a leer sobre tus maravillosos productos o lo maravilloso que eres en tu sector"
¿Imagináis abrir la puerta de vuestra casa y dejar pasar a todos los dueños de tiendas, cursos o cualquier servicio que os ha parecido interesante? Es absurdo. Pues que se entrometan en nuestro ordenador o teléfono es similar.

El email-marketing una opción positiva, usada con sentido común

  • Cuida a tus suscriptores
  • Piensa que mejor calidad que cantidad
  • Deja espacio entre un envío y otro
  • Envía contenido relevante para tu suscriptor
  • Informa claramente de la periodicidad de los envíos
Del amor al odio hay una delgada línea roja. Y este "odio" se puede trasladar a cada una de las redes sociales donde estés presente. ¿No has pensado que el misterio o dosificar la información, resulta más atractivo?