lunes, 7 de septiembre de 2015

Así fue el paso por la universidad de estos 12 visionarios tecnológicos que cambiaron la industria

Si hay algo que caracteriza a la industria tecnológica es la cantidad de personas que han conseguido triunfar en la misma sin haber acabado la universidad. Ejemplos de esto son Steve Jobs, Bill Gates o Larry Ellison. Hombres que han conseguido levantar algunos de los grandes imperios y para los que la universidad fue un mero trámite que decidieron esquivar.
Pero esto no quiere decir que el poco tiempo que pasaron cursando sus estudios superiores no les reportaran ningún tipo de beneficio. Por ejemplo, Gates entabló amistad con Steve Ballmer en Harvard. Ellison descubrió en la universidad de Illinois que era un excelente programador y considera que el tiempo empleado en el Reed College, ha sido una de las experiencias más provechosas de su vida.

En este artículo, le ofrecemos un recopilatorio de cómo fue la experiencia universitaria de algunos de los nombres más destacados de la industria tecnológica recogidos por Business Insider.
1. Larry Page, co-fundador y CEO de Google (Universidad de Michigan)
Un chico tranquilo que comenzó a destacar rápidamente entre los estudiantes de ingeniería de la Universidad de Michigan. Obsesionado con la tecnología, fundó junto a otros compañeros la sociedad Eta Kappa Un centrada en la ingeniería eléctrica e informática.
Publicidad
Un joven muy arriesgado que obtuvo las mejores calificaciones con algunas de sus ideas y proyectos basados en hacer, precisamente, lo que nadie se atrevía a hacer.
2. Elon Musk, co-fundador de Tesla (Universidad de Pennsylvania)
Tras pasar dos años en la Universidad de Queen (Canadá), Musk estudió física y economía en la Universidad de Pennsylvania. Adeo Ressi, uno de sus compañeros de clase, recordaba en 2010 que “era el mayor idiota que había conocido”.
The New Yorker señala que Musk era amante de los videojuegos con armas y que estaba tan centrado en sus estudios que su madre tenía que asegurarse de que comiese tal y cómo señalaban en Forbes en 2012.
Siempre le ha caracterizado un fuerte espíritu emprendedor. Ressi afirmaba que, en una ocasión, Musk consiguió dinero por cobrar entradas a fiestas organizadas en su casa.
3. Marissa Mayer, CEO de Yahoo! (Universidad de Stanford)
Cuando se matriculó en Stanford en 1993 su lista de méritos era ya bastante extensa. Destacan actividades como la de presidenta del club de español de su instituto o capitana del equipo de debate.
Sus compañeros de universidad la califican como una estudiante muy inteligente. Inicialmente apostaba por la medicina pero rápidamente cambió de parecer al comprobar su excelente capacidad para resolver problemas mediante el uso de sistemas de programación. Mayer enseñó a otros estudiantes cursos de estudios combinando lingüística, filosofía, psicología cognitiva y clases de informática.
4. Steve Jobs, co-fundador de Apple (Reed College)
Sus padres querían que acudiese a la Universidad de Stanford o la de Berkeley (California) por la cercanía de su casa. Jobs se negó en rotundo según la biografía realizada por Walter Isaacson, dejando claro que él quería algo “más artístico” como el Reed College.
A Steve Jobs no le convenció ni la universidad ni los precios y abandonó a los seis meses aunque el decano le permitió vivir en el campus de forma gratuita durante año y medio. En este medio año que pasó en la universidad, Jobs probó el LSD, se hizo vegetariano y se pasó al budismo.
5. Larry Ellison, co-fundador y ex director de Oracle (Universidad de Illinois)
El quinto hombre más rico del mundo según Forbes no era el mejor de los estudiantes. Con problemas para centrar su atención, los estudios le aburrían porque no le gustaba memorizar. En la biografía escrita por Matthew Symonds, revela que odiaba perder el tiempo haciendo exámenes contestando a preguntas que no le interesaban en absoluto.
Abandonó en 1964 cuando su madre enfermó de cáncer antes de los exámenes finales. Al siguiente año probó suerte en la Universidad de Chicago estudiando matemáticas y física pero no acabó sus estudios. Hay que destacar que la programación básica aprendida en las clases de física le valieron para trabajar como programador freelance.
6. Mark Zuckerberg, co-fundador y CEO de Facebook (Universidad de Harvard)
Zuckerberg ya era un genio de la programación cuando ingresó en la universidad en 2002. Su proyecto final en la escuela secundaria se basó en un programa conocido como Sinapsis que creaba listas de reproducción de música en función de los intereses de cada persona.
Creaba Facebook en su segundo año de carrera señalando en varias entrevistas que lo hizo porque actúa como los niños pequeños: “me aburro con facilidad y los ordenadores me excitan”.
Siempre tuvo claro que no quería tener un trabajo. “Hacer cosas interesantes es lo que me gusta y no tener a alguien que me diga que hacer o un marco de tiempo para realizar mi trabajo”, afirmaba Zuckerberg en una entrevista en The Harvard Crimson.
7. Evan Spiegel, co-fundador y director ejecutivo de Snapchat (Universidad de Stanford)
En 2011, Spiegel abandonaba Stanford a tres clases de finalizar sus estudios con el objetivo de centrarse en la ahora popular aplicación que había presentado como proyecto final en una asignatura de diseño de producto.
Miembro de la fraternidad Kappa Sigma, fue en esta donde conoció a los otros co-fundadores de Snapchat: Bobby Murphy y Reggie Brown. Un chico algo rebelde para el que las fiestas, borracheras y bromas eran algo habitual. Algo de lo que, en la actualidad, afirma sentirse avergonzado.
8. Bill Gates, co-fundador de Microsoft (Universidad de Harvard)
Tres años pasó en la universidad marcados por su fuerte rebeldía. Convencido de su capacidad para obtener buenas calificaciones sin necesidad de asistir a clases, prefería acudir a las conferencias que se ofrecían en la universidad.
Popular por su intensa ética del trabajo, pasión por el póker y capacidad para aguantar hasta 36 horas despierto. Allí conoció a su amigo y socio Paul Allen con el que en su segundo curso de estudios crearía el primer programa de software para la compañía Altair.
9. Sheryl Sandberg, COO de Facebook (Universidad de Harvard)
Desde siempre fue diferente al resto interesándose por cosas que en el resto no despertaban ningún tipo de atracción. En su primer año, suspendió una asignatura de filosofía y política lo que complicaba seriamente su estancia en Harvard. Desde ese momento se puso las pilas y acabo sus estudios obteniendo las calificaciones más altas en su tesis.
10. Peter Thiel, co-fundador de PayPal (Universidad de Stanford)
Llegó a la universidad con una trayectoria curricular brillante. Jugador de ajedrez y genio de las matemáticas, fue conocido como un polemista bastante sensato capaz de desmontar cualquier argumento en cinco minutos. Fue en esta universidad donde conoció a Reid Hoffman, futuro ejecutivo de PayPal y fundador de LinkedIn.
11. Ene Koum, co-fundador de WhatsApp (Universidad Estatal de San José)
Según Forbes, cuenta con una fortuna estimada de 7.600 millones de dólares pero, cuando él llegó a EEUU huyendo del antisemitismo de su Ucrania natal, era bastante pobre. Trabajó a tiempo parcial durante su estancia en la universidad en temas de seguridad lo que le permitió conocer a Brian Acton, uno de los primeros empleados de Yahoo que se convertiría en co-fundador de WhatsApp.
Finalmente consiguió un trabajo en Yahoo a media jornada y abandonó la universidad cuando el co-fundador de la compañía, David Afilo, le pidió que le ayudase a arreglar los servidores.
12. Jeff Bezos, fundador de Amazon (Universidad de Princeton)
Bezos asistió a Princeton con la esperanza de convertirse en el mejor físico y poder construir algún día hoteles espaciales pero, unas clases de mecánica cuántica excesivamente difícil, pusieron fin a su sueño. Decidió que la física no era lo suyo y se pasó a la informática.