viernes, 21 de julio de 2017

7 preguntas que podrían cambiarle su visión empresarial (e incluso su vida)

La calidad de nuestras preguntas determina la calidad que tendrá nuestra vida. Todos en alguna ocasión nos hemos preguntado por qué nos suceden determinadas cosas, generalmente cuando se trata de acontecimientos negativos.
Pero lamentarse no sirve de nada. Eso no va la cambiar la situación y poco va a ayudarle a conseguir ver la salida. Y menos cuando no estamos formulando bien las cuestiones que pueden convertirse en el camino para encontrar la solución.

Por esta razón hoy queremos poner el foco en siete preguntasque debería formularse recogidas por The Next Web. Estas no sólo pueden marcar un punto de inflexión en su vida sino que pueden cambiar su negocio.
1. ¿Cómo sería si todo fuese más fácil?
Desde sus orígenes el ser humano tiene un problema inherente a su especie: la vida es muy simple pero somos expertos en hacerlo todo demasiado complicado.
Es por esto que la pregunta que siempre deberíamos hacernos ante un problema es: ¿cómo podemos simplificarlo?
2. ¿Cómo reducir los tiempos en la consecución de metas?
Vivimos en un mundo donde impera la visión cortoplacista en detrimento del largo plazo. Todos sabemos que los extremos no son buenos pero sí deberíamos formularnos esta cuestión para intentar ver cómo somos capaces de ver más allá y reducir en lo posible los tiempos de actuación.
3. Si fuese su último día en la Tierra, ¿estaría orgulloso de su última acción?
Todos vivimos como si no fuéramos conscientes de que nuestros días son finitos. No queremos que esta cuestión le entristezca ni le lleve a formularse profundas reflexiones.
Únicamente se trata de un baño de realidad, de analizar su entorno y aprovechar esa reflexión como un impulsor de su motivación para valorar las cosas y tratar al resto con respeto.
4. ¿Qué hay al otro lado del miedo?
Una pregunta que implica dos puntos que debemos tener en cuenta. El primero de ellos es que, por norma general tendemos a exagerar nuestros miedos. El segundo de ellos es que el miedo suele implicar una reacción a una tarea, acción, conversación o encuentro que no queremos que suceda.
La mejor opción es aprovechar ese miedo como disparador para actuar de inmediato.
5. Si no es ahora, ¿cuándo?
Una cuestión que debería plantearse cada vez que intenta aplazar una decisión.
6. ¿Es esto lo que realmente ocurrió?
Aunque todos podemos hacernos esta pregunta quizás lo más indicado sea que se la formulen los líderes. Especialmente porque estos suelen contar con demasiadas o escasas valoraciones de lo que ocurre en su empresa y necesitan contar con la información más certera.
7. ¿Qué hubiera pasado si hubiese hecho lo contrario?
Una de las mejores preguntas de este recopilatorio. Y lo es porque nos recuerda que la vida es una toma constante de decisiones.
No debe formularse para machacarse. Nada más lejos de la realidad. Únicamente queremos señalar que a veces está bien ver las cosas desde la perspectiva contraria.